ECOMMERCE

¿Qué es un Ecommerce?

Muchos ya han escuchado de este término y se preguntan qué es un ecommerce. Lo que hoy se conoce como ecommerce no son más que las tiendas físicas de siempre, llevadas al plano digital. Por eso su nombre, que viene de electronic commerce, y significa comercio electrónico en inglés. Los ecommerce son usados por todas las personas que quieran vender algo por internet, desde un artista o artesano hasta las grandes marcas, por eso siempre es una buena opción para una start-up. Un punto clave para el desarrollo y crecimiento de los ecommerce fue la evolución de los sistemas de cobro online, que facilitaron el proceso de compra. Gracias a esto ya no es más necesario tener que ir siempre a una tienda física para tener que adquirir un producto o servicio, y lo podemos hacer desde nuestras casas.

Este fenómeno se produjo con la llegada de internet y ha tenido un crecimiento exponencial durante los últimos años, así como pasó con el Marketing Digital. Si querés leer nuestra página sobre el Marketing Digital.

Ya no es más necesario tener que ir siempre a una tienda física para tener que adquirir un producto o servicio, lo podemos hacer desde nuestras casas.

¿Por qué tener un ecommerce? 

Las tiendas digitales han adquirido mucha popularidad en los últimos años, y esto se debe a las grandes ventajas que ofrecen frente a las clásicas tiendas físicas. 

La primer ventaja que se nos ocurre sobre los ecommerce, y una de las mayores causas de su popularidad, es la libertad de expandir nuestro público tanto como queramos. Antes, cuando teníamos una tienda física nos limitabamos a vender a quienes vivían en nuestros alrededores, salvo en algunas ocasiones. Con un ecommerce, podemos llegar a quienes queramos tan solo a través de internet, lo que nos ofrece un público mucho más amplio y más oportunidades de venta, sin tener que abrir múltiples tiendas. Otro punto del cual podemos tomar ventaja al tener una tienda online en lugar de una física es el ahorro de gastos de apertura. Iniciar una página web tendrá costos considerablemente menores a los de una tienda física tradicional, y puedes ofrecer mucha más información útil para tus clientes que le será de ayuda cuando lo necesite.

La primer ventaja que se nos ocurre sobre los ecommerce, y una de las mayores causas de su popularidad, es la libertad de expandir nuestro público tanto como queramos.

Diferencia entre Ecommerce y Marketplace 

Si estás pensando en abrir tu ecommerce, o bien recién estás empezando y abriendo tu tienda digital, es importante que sepas distinguir entre un ecommerce y un marketplace. Ambos términos a simple vista pueden parecer sinónimos pero en el mundo digital hay una clara distinción entre ellos, y de eso vamos a hablar. 

La principal característica que los separa, es su propósito. Mientras un ecommerce es la tienda virtual de una marca en específico para vender sus productos o servicios; en un marketplace, el cliente puede encontrar varias marcas dentro de la misma plataforma. Llevado al plano de las tiendas tradicionales, el ecommerce es una tienda de determinada marca en la calle, mientras que un marketplace sería un mall o centro comercial. Ahora que tenemos bien claro qué es cada uno, veamos sus diferencias:

Plataformas web

Al ser un ecommerce, el dominio web de la página podrá ser el mismo nombre de tu marca, o lo que tú decidas ya que tienes el control. Sin embargo, en un market place no podrás aparecer en el dominio web ya que no te pertenecerá, sino que serás un socio.

Personalización

Al igual que con el punto anterior, en tu ecommerce podrás diseñar la página siguiendo tu código estético y respetando la identidad de marca que quieras transmitir. Al ser parte de un Marketplace, deberás amoldarte a sus diseños.

Visibilidad

Este punto le otorga un pro al Marketplace. Cuando estamos en internet, lo que más queremos es tener la mayor visibilidad posible, ya que el mercado está cada vez más competitivos y necesitamos clientes nuevos. Mientras tu ecommerce sólo pertenece a ti, es más difícil que alguien te encuentre si no te busca específicamente, pero gracias a la gran visibilización de los Marketplace, tienes más chances de conseguir clientes nuevos gracias a los grandes flujos de visita propios de los Marketplace.

Competencia

Que una persona que esté navegando en internet te encuentre en un marketplace sin haber estado buscando específicamente por ti, también significa que tus clientes pueden encontrar a tus competidores más fácilmente. En cambio, al tener tu ecommerce, las personas sólo estarán navegando dentro de lo que tú ofreces, y no se verán tentados por la competencia.

Inversión

Si no cuentas con los fondos suficientes para poder crear un ecommerce desde cero, puedes optar por un Marketplace. Esta inversión será menor ya que ellos ya tendrán todas las bases consolidadas para poder mantener una plataforma web en el tiempo.

Ganancias

Las ventajas que otorga un Marketplace en términos de visibilidad y comodidad, también se balancean con las comisiones que se deben pagar por cada venta. El porcentaje varía según los diferentes Marketplace, pero de seguro todos te pedirán un porcentaje de cada compra que realices en su plataforma. Si en cambio tienes tu propio ecommerce, todas las ganancias de las ventas irán para ti ya que no hay terceros entre tu y el comprador.

B2B/B2C

Cuando abres tu ecommerce, la venta de tus productos se califica como un negocio B2C, que significa business-to-consumer, negocio-a-cliente. Sin embargo, los marketplace son conocidos también por adoptar una modalidad B2B, business-to-business. Esta última puede serte útil para poder ofrecer productos a nivel mayorista.

Si estás pensando en abrir tu ecommerce, o bien recién estás empezando y abriendo tu tienda digital, es importante que sepas distinguir entre un ecommerce y un marketplace.

¿Qué ecommerce elegir?

Al igual que las tiendas clásicas, un ecommerce necesita ofrecer los productos o servicios y gestionarlos de una forma correcta para controlar stock, precios, etc. Este es el trabajo de las plataformas ecommerce. Si bien no hay una que sea mejor que la otra, cada una presenta características diferentes y, según tu situación, puedes elegir la que mejor se amolde. Hay tres grandes grupos de plataformas ecommerce y son los siguientes:

Plataforma Open Source

El término código abierto se empeña en programación para todos los softwares que hace público su código para que la gente pueda tomarlos y usarlos libremente, y los ecommerce no son la excepción. Todos los ecommerce de código abierto suelen considerarse gratis por este motivo, ya que no hace falta una inversión inicial para adquirirlos. Sin embargo, lo que sí requiere de dinero es la implementación y preparación de servidores, en caso de no contar con los conocimientos y no poder hacerlo por nosotros mismos. Este modelo es el indicado para quien desea tener un control general por sobre su ecommerce, sin tener que depender de otras personas. Hay que tener en cuenta que todo esto implica la responsabilidad de hacer mantenimiento, mejoras, sistemas de seguridad y controlar la gestión los servidores. 

Los Open Source más populares son: Magento, PrestaShop, WooCommerce

On Premises

Por el contrario de las opciones Open Source, las plataformas On-Premises requieren de un pago para adquirir su licencia y poder utilizar el código. Luego de comprar el código, también se necesitará hacer una personalización del software, y la implementación y preparación de servidores.

Una vez que lanzamos nuestro ecommerce en internet, la inversión para mantener cuidada y realizar las actualizaciones adecuadas es responsabilidad de quienes nos proveen la plataforma. En este modelo, el pago de licencia, nos otorga como dueños del código, un derecho a nuevas versiones y actualizaciones a medida que estén disponibles en el mercado.

Algunos ejemplos: Oracle Commerce, SAP Hybris, E3 eCommerce, Tornado Store

Software As A Service

El modelo de Software as a Service (o SAAS) es diferente a los anteriores. En este modelo, la plataforma eCommerce no es un producto sino que pasa a ser un servicio. ¿Qué quiere decir esto? Al ser un servicio que alguien nos provee, no deberemos pagar por ciertas cosas como las actualizaciones, correcciones de bugs, mantenimiento, servidores y soporte directo. En general las empresas que ofrecen este modelo cobran un precio conforme al volumen de ventas, pero otras optan por cobrar un abono fijo.

La bueno de este modelo que es puedes desentenderte de problemas como el mantenimiento, las actualizaciones de código y servidores. Sin embargo, tendrás que pagar un costo proporcional a tus ventas mensuales (en algunos casos específicos). También si algún día queremos cambiar de modelo tenemos que volver a empezar.,ya que la plataforma no es de nuestra propiedad.

Algunas soluciones SaaS como ejemplo: Vtex, Shoppify, Tienda Nube

Como vimos, cada formato de plataforma tiene sus propias ventajas y desventajas, todo depende de lo que estemos buscando. Ya hablamos del costo de cada una, pero otro tema a tener en cuenta es la flexibilidad, es decir, lo que la plataforma nos permite modificar o agregar. A medida que nuestra tienda vaya creciendo, vamos a poder ofrecer más descuentos, campañas especiales y un sinfín de promociones para los clientes, y vamos a querer una plataforma que se adapte a esto o nos acompañe lo mejor posible. Es importante saber que las plataforma SAAS serán menos flexibles ya que no dependen de nosotros, pero mientras que las OpenSource son la mejor opción para esto, todos los costos de las mejoras tendrán que correr por nuestra cuenta. Lo mejor que podemos hacer es probar, ¡el tiempo nos dirá!

Si bien no hay una que sea mejor que la otra, cada una presenta características diferentes y, según tu situación, puedes elegir la que mejor se amolde.

Todo lleva tiempo, pero cuanto antes se empiece mejor será. Si tienes alguna duda, puedes consultar nuestros servicios haciendo click acá o directamente puedes enviarnos tu consulta aquí. ¡Te esperamos!